Grupo ACON suspendida de RainForest por denuncias de SITRAP

COMUNICADO DE SITRAP SOBRE LA SUSPENSIÓN MOMENTÁNEA DEL GRUPO ACON DE LA CERTIFICACIÓN DE RAINFOREST ALLIANCE –  RED DE AGRICULTURA SOSTENIBLE/RAS.

ESTIMADOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS:

NO PUDIERON EVADIR LA REALIDAD…

Ante la suspensión de la certificación socio-ambiental Rainforest Alliance de parte del Grupo Acón, SITRAP ve necesario hacer la siguiente aclaración:

1.   LA CERTIFICACIÓN COMO MEDIO DE ASENTARSE EN EL MERCADO INTERNACIONAL.

Todos debemos reconocer el deterioro de climático mundial y todos debemos dar nuestro aporte, para que dicho deterioro no siga avanzando.   Pero al igual como se deteriora el medio ambiente en el mundo, también se deterioran las condiciones sociales en muchos países, ante la voracidad de unos cuantos capitalistas, por hacer crecer sus ganancias con la explotación inhumana de los y las trabajadoras.  Aspectos que en su momento señalo, el Santo Papa Juan Pablo Segundo como el: “Capitalismo Salvaje” que devora a la humanidad.

Este aspecto ha tocado la conciencia de muchos consumidores en el mundo, especialmente en Norteamérica y Europa, lo que ha obligado a los supermercados a buscar mecanismos que le puedan verificar al consumidor, que los productos que ahí compran, no hayan deteriorado el planeta, explotado a los y las trabajadoras, así como empobrecido y contaminado a las comunidades, en este caso cercanas a las plantaciones.

Para garantizar buenas prácticas productivas, menor impacto ambiental y trato justo a los y las trabajadoras, se han formado desde hace varios años las llamadas Certificadoras.  Las certificadoras son instancias formadas, muchas de ellas con grupos interesados porque los productores, hagan una adecuada producción socio-ambiental.   Los supermercados por su parte, les dicen a los productores que, para vender sus productos en sus locales, deben adquirir una certificación.   Lo anterior ayuda a los supermercados a obtener las preferencias de consumidores.  Y estos últimos – los y las consumidoras – adquieren o compran los productos (en nuestro caso bananos y piñas) de buena fe, porque hay una instancia que ha certificado que los productores actúan bajo normas de respeto socio-ambiental o buenas prácticas productivas.

Es claro que los productores deben pagar por el servicio de certificación, pero a cambio sus productos – banano y piña – están garantizado llegar a colocarse en los principales supermercados de países consumidores.

En caso de productores independientes, que producen para marcas de compañías trasnacionales como DOLE, Chiquita, Del Monte o Fyffer, están obligando al productor independiente o nacional, a adquirir el servicio y programas de certificación.

2.  CONTENIDOS DE LA CERTIFICACION SOCIO-AMBIENTAL RAINFOREST ALLIANCE.

A nivel mundial existen para el medio bananero y de la piña, diferentes certificaciones, especialmente en Costa Rica se han conocido la Certificación SA8000 y la Certificación ETI, pero la más utilizada es la Certificación Rainforest Alliance, que significa Alianza por El Bosque Lluvioso.

Rainforest Alliance es una organización que promueve el compromiso de los productores en tres aspectos: Conservación del bosque lluvioso para atenuar el deterioro ambiental del planeta, buenas prácticas productivas para mitigar los efectos de la producción en el ambiente y dar al consumidor productos más sanos, minimizando por ejemplo el uso de agroquímicos; y un tercer aspecto importante: una producción socialmente responsable, enfatizando en el buen trato a los trabajadores, la salud ocupacional y  la colaboración con las comunidades circunvecinas.

Todo se incluye en seis principios y cada principio, tiene los criterios a seguir.  En un espacio de unos tres años, el productor debe ir creando proyectos y políticas corporativas que hagan cumplir tales principios.

Generalmente cada año o seis meses, los encargados de la certificación Rainforest Alliance, visitan las fincas para ver los avances y logros de los principios de la certificación.  Eso se conoce como las Auditorias.    Estos auditores hacen un reporte de los avances y falencias de la finca, es decir de lo que aún no cumplen.    También hacen recomendaciones.  Con base a esos reportes los encargados de  la certificación Rainforest – que en Costa Rica es la organización Red para la Agricultura Sostenible / RAS – emite un reporte internacional, señalando que la finca  está cumpliendo con las normas de la certificación (principios).  Los consumidores pueden ver que el producto es certificado, ya que Rainforest permite que, por ejemplo: el banano lleve un sello que así lo indique.

Un producto como banano o piña que lleve el sello de Rainforest, podrá ser colocado en diferentes supermercados y tiendas de consumo. Repetimos, el certificado busca dar una ventaja al producto, pero sobre todo, la certificación debe ser creíble, cierta o probable.

3. QUE PASO EN GRUPO ACÓN?….

El Grupo Acón de Costa Rica se inscribe en la certificación Rainforest de hace varios años, lo cual era un aspecto positivo, porque significaba un compromiso del Grupo Acón con el medio ambiente, buenas prácticas productivas, la salud ocupacional y colaboración con las comunidades.

SITRAP como organización sindical, considero en su momento, que el involucramiento del Grupo Acón con la certificación Rainforest, permitiría abrir una mesa de diálogo para tratar los asuntos de los trabajadores, además de poder organizarlos.

Precisamente, porque el Principio 5. De las Normas de la Certificación que utiliza la Rainforest, habla del “Trato Justo y Buenas Condiciones para los Trabajadores”.  Dentro de los criterios para este principio N°5, hay referencias a dos aspectos importantes: El criterio 5.2 Que dice que los trabajadores no deben ser discriminados por pertenecer a una organización sindical y el punto 5.20 Que la empresa debe tener “Los mecanismos de quejas o reclamos para proteger los derechos de los trabajadores son implementados”.

De años atrás SITRAP le señalo tanto a la Empresa Grupo Acón, como a los encargados de la Certificación Rainforest  en Costa Rica; la Red de Agricultura Sostenible – RAS, que en las fincas del Grupo Acón se daba actos de discriminación contra  los y las trabajadores que se afiliaban al sindicato, pero por demás, que no había una actitud positiva y consecuente  de la  administración del Grupo Acón, por atender  los problemas de los trabajadores que SITRAP les presentaba y que hacían referencias  al maltrato de capataces y administrativos, desmejoramientos salariales, salud ocupacional y riesgos del trabajo, acoso laboral, despidos injustificados, recarga de funciones .

Pero en su momento, ciertamente, tanto el Grupo Acón, como RAS no escuchaban las quejas sindicales y continuaban alabando la certificación, lo que era en el fondo faltar a la verdad ante los consumidores.

Varias situaciones que sucedían en las fincas del Grupo Acón – SITRAP ante la negativa al dialogo de la empresa – fueron llevadas a los tribunales administrativos y judiciales de nuestro país, las cuales fueron ganadas por los trabajadores.

Los argumentos, excusas y el ardid del Grupo Acón para evadir las responsabilidades por violentar los derechos laborales, toparon con la realidad de la justicia costarricense.   Tampoco la Red de Agricultura Sostenible, encargada de la certificación Rainforest, pudo evadir la realidad y fue ese el motivo por el cual la RAS decidió suspender por el momento la certificación al Grupo Acón.

La RAS ha advertido al Grupo Acón que tiene tiempo para el 30 de junio para emendar las faltas sobre los Criterios 5.2 y 5.20, y   deberá esperar el Grupo Acón hasta mayo del 2018 a que se realice una nueva auditoría.    Así por el momento, sus productos de piña y banano no van con el sello de la Rainforest Alliance.

Si el Grupo Acón se ve perjudicada, será solamente por su misma negligencia.   Esperamos un cambio de actitud, aún estamos en SITRAP anuentes a establecer el Dialogo Social y en eso estamos trabajado hasta con la misma RAS, porque el interés superior nuestro: es el mejoramiento de vida y de condiciones laborales de los y las trabajadoras.

No es culpa de SITRAP, que la administración del GRUPO ACON   discrimine y persiga a las y los trabajadores y familias de afiliados.

No es culpa de SITRAP, que la administración del GRUPO ACON, despida a trabajadores en estado de incapacidad, o por sufrir un riesgo de trabajo.

No es culpa de SITRAP, que la administración del GRUPO ACON, les eche químicos encima a los trabajadores, entre muchas violaciones más que fueron constatadas en las auditorias.

Llamamos a todos y todas las trabajadoras del Grupo Acón a Organizarse a nuestra organización SITRAP.